THE FISO’S HOUSE – Capítulo 6

30 03 2008

THE FISO´S HOUSE – Bienvenidos a la República independiente del fiso

Hello a todos los que leéis esto (osease, hola al Señor Guacharrillo y a Mister Key) un domigo más, finalizada al fin una semana de agotamiento físico por enfermedad, y lo que no es enfermedad. Y es que pese al acercamiento cada vez mayor de una nueva semana festiva (¡FERIA!), aquí en Sevilla el duro trabajo no acaba sino que empezar.

Paso a comentar esa gran ilustración de ahí arriba. ¿Alguien ha visto alguna vez en su vida una lavadora tan follable? Con ese pedazo agujero, pidiendo a gritos esos animalitos apellidados “Glande”. Pues bien, si alguien revisa mi contrato (y pudiera escuchar alguna que otra conversación con don Manuel, esa gran panza andante), observará un punto que relata “Este piso está siendo entregado totalmente equipado, y totalmente reparado”. Lo que relata mi piso es otra cosa…

Lavadora sin tapadera y con escape de agua (a lo que se une ese ladrón enchufado a una toma de corriente que asoma por debajo del cristal de la tapa lavadoril).

Tres armarios con dos cajones mínimo rotos por cabeza.

Ventana del baño rota y con ranuras que permiten entrar el agua (un día se encharcó todo el suelo debido a esa lluvia que en Sevilla es una maravilla).

Aparato de aire acondicionado sin mando a distancia (por lo que no se puede encender).

Grifería del lavabo que deja escapar el agua las 24 horas del día.

Timbre fundido a causa de los vecinos (los cabrones nos han robado ahora el felpudo L).

Grifo de la cocina también con escapes que han jodido la encimera más de una y más de dos veces.

Pared de la cocina rota y sin azulejos.

Instalación eléctrica hecha una mierda (eso es otro capitulazo).

Piso sin sofá y sin sillones (los hemos tenido que traer nosotras, porque aquí sólo había sillas de Coca-cola – robadas de los tres bares de abajo).

Dormitorio carente de lámpara en el techo.

Rotas cuatro de cinco persianas del balcón.

Dormitorios sin escritorios (¿en un piso destinado a ser alquilado a estudiantes no son necesarios escritorios?).

Cisterna y vidé que pierden agua.

Interruptores que no funcionan.

Y creo que al fin he terminado mi enumeración, porque cada línea más era una lágrima que derramar. Y todo ello por el módico precio de 268 Euros, que eso ni es dinero ni es ná.

“Ya no volvimos a pisar el piso hasta el domingo 23 de septiembre, un día antes de que empezaran las clases. Recuerdo las pocas ganas que tenía de que llegara ese día, porque significaba separarme de mi querido JS, y para aprovechar al máximo el tiempo con él, el sábado 22 estuve en la calle hasta las 7.30 a.m., una hora antes de la que mis padres habían quedado en partir junto con los padres de Charo desde Andújar. A dicha hora comenzamos a cargar bártulos en el coche, y nos dispusimos a empezar nuestro viaje de 250 km aproximadamente. Una vez llegados allí, empezamos a dar paseos de cuatro pisos subiendo el equipaje. Nuestras madres (como toda madre de vecino), grandes obsesas de la limpieza, dieron un retoquito al piso y colocaron nuestras cosas, mientras Charo (ff) iba etiquetando todo con los nombres de las por ahora dos inquilinas para que no hubiera intromisiones ajenas (ff). En fin, pasamos toda la tarde y toda la noche contándonos cosas de nuestras vidas una vez nuestros padres se habían ido, hasta que a la mañana siguiente llegó el primer percance vecinal. ” Palabras más o menos textuales de la EMO de Miss key.

Fdo.: El espíritu de Samara, ese feto mal parío por la vecina del 4º C.

LOS “Nicolasillos” DE LAS VIVIENDAS

Enzo Maresca.

Y para el gayer del Señorr Guacharrillo, ahí tiene a su Santiago Segura.

Anuncios