NUEVA WEB – NUEVO LOOK

31 03 2008

DEJAMOS EL SERVICIO WORDPRESS.COM

A PARTIR DE AHORA SEGUIMOS

ACTIVOS EN

NUESTRO PROPIO SERVIDOR,

CON MUCHAS NOVEDADES

WWW.HUELEANU.ES

WWW.HUELEANU.ES

WWW.HUELEANU.ES

WWW.HUELEANU.ES

 

 

Hace 6 meses comenzó esta aventura, una idea forjada el verano pasado que parecía utópica, pero que poco a poco ha ido creciendo. Y todo gracias a vosotros, colaboradores, comentaristas, lectores o aquellos que entran de puntillas o por equivocación.

Como agradecimiento, aquí se presenta una remodelación de la web, con diseño totalmente nuevo en un servidor propio, del que esperamos que sea de vuestro agrado y del que podremos sacar mucho más partido para nuestras paridas.

Os invito a que os familiariceis con ella, sus nuevos colores y formatos. Deciros que los cambios en ella pueden ir surgiendo poco a poco, y vuestra opiniones y comentarios al respecto serán considerados dentro de la medida de nuestros conocimientos.

Sin nada más, muchas gracias por estar ahí. Seguimos online y sean comprensivos con los problemillas que puedan surgir de puesta a punto

 

WWW.HUELEANU.ES

WWW.HUELEANU.ES

WWW.HUELEANU.ES

WWW.HUELEANU.ES

 

Anuncios




THE FISO’S HOUSE – Capítulo 6

30 03 2008

THE FISO´S HOUSE – Bienvenidos a la República independiente del fiso

Hello a todos los que leéis esto (osease, hola al Señor Guacharrillo y a Mister Key) un domigo más, finalizada al fin una semana de agotamiento físico por enfermedad, y lo que no es enfermedad. Y es que pese al acercamiento cada vez mayor de una nueva semana festiva (¡FERIA!), aquí en Sevilla el duro trabajo no acaba sino que empezar.

Paso a comentar esa gran ilustración de ahí arriba. ¿Alguien ha visto alguna vez en su vida una lavadora tan follable? Con ese pedazo agujero, pidiendo a gritos esos animalitos apellidados “Glande”. Pues bien, si alguien revisa mi contrato (y pudiera escuchar alguna que otra conversación con don Manuel, esa gran panza andante), observará un punto que relata “Este piso está siendo entregado totalmente equipado, y totalmente reparado”. Lo que relata mi piso es otra cosa…

Lavadora sin tapadera y con escape de agua (a lo que se une ese ladrón enchufado a una toma de corriente que asoma por debajo del cristal de la tapa lavadoril).

Tres armarios con dos cajones mínimo rotos por cabeza.

Ventana del baño rota y con ranuras que permiten entrar el agua (un día se encharcó todo el suelo debido a esa lluvia que en Sevilla es una maravilla).

Aparato de aire acondicionado sin mando a distancia (por lo que no se puede encender).

Grifería del lavabo que deja escapar el agua las 24 horas del día.

Timbre fundido a causa de los vecinos (los cabrones nos han robado ahora el felpudo L).

Grifo de la cocina también con escapes que han jodido la encimera más de una y más de dos veces.

Pared de la cocina rota y sin azulejos.

Instalación eléctrica hecha una mierda (eso es otro capitulazo).

Piso sin sofá y sin sillones (los hemos tenido que traer nosotras, porque aquí sólo había sillas de Coca-cola – robadas de los tres bares de abajo).

Dormitorio carente de lámpara en el techo.

Rotas cuatro de cinco persianas del balcón.

Dormitorios sin escritorios (¿en un piso destinado a ser alquilado a estudiantes no son necesarios escritorios?).

Cisterna y vidé que pierden agua.

Interruptores que no funcionan.

Y creo que al fin he terminado mi enumeración, porque cada línea más era una lágrima que derramar. Y todo ello por el módico precio de 268 Euros, que eso ni es dinero ni es ná.

“Ya no volvimos a pisar el piso hasta el domingo 23 de septiembre, un día antes de que empezaran las clases. Recuerdo las pocas ganas que tenía de que llegara ese día, porque significaba separarme de mi querido JS, y para aprovechar al máximo el tiempo con él, el sábado 22 estuve en la calle hasta las 7.30 a.m., una hora antes de la que mis padres habían quedado en partir junto con los padres de Charo desde Andújar. A dicha hora comenzamos a cargar bártulos en el coche, y nos dispusimos a empezar nuestro viaje de 250 km aproximadamente. Una vez llegados allí, empezamos a dar paseos de cuatro pisos subiendo el equipaje. Nuestras madres (como toda madre de vecino), grandes obsesas de la limpieza, dieron un retoquito al piso y colocaron nuestras cosas, mientras Charo (ff) iba etiquetando todo con los nombres de las por ahora dos inquilinas para que no hubiera intromisiones ajenas (ff). En fin, pasamos toda la tarde y toda la noche contándonos cosas de nuestras vidas una vez nuestros padres se habían ido, hasta que a la mañana siguiente llegó el primer percance vecinal. ” Palabras más o menos textuales de la EMO de Miss key.

Fdo.: El espíritu de Samara, ese feto mal parío por la vecina del 4º C.

LOS “Nicolasillos” DE LAS VIVIENDAS

Enzo Maresca.

Y para el gayer del Señorr Guacharrillo, ahí tiene a su Santiago Segura.





THE FISO´S HOUSE – Capítulo 5

24 03 2008

THE FISO´S HOUSE – Bienvenidos a la República independiente del fiso.

dsc00593.jpg

Saludos en la primera semana del año santo (que tenía un nombre así especial, pero que pese a mi educación religiosa durante gran parte de mi vida no consigo recordar). Por Sevilla todo bien, la semana santa deja pelusas en este nuestro piso a tutti-plen (espero que sepan volver solas a sus casas), sendos charcos rojizos de cera cirial en el arcén (que más bien recuerdan a una matanza) y un aroma a carne TODOS los viernes que resulta irresistible.

Eso sí, he de informar de un nuevo acontecimiento que revolucionará el sector terciario en las iglesias. Y es que si antes creía poco en el espíritu santo (o como una compañera de clase lo conocía: “el píritu santo”), ahora creo menos. Ese tío es un mal plagio del espíritu de Samara, que no hace bombos en cuerpos adolescentes, pero sí crea sarpullidos en tus peores enemigos. Total, que por si alguien no me acaba de seguir, he inventado una nueva religión: EL GOFRISMO.

Estos son los ideales/las bases:

  • Intentar que el mundo sea un lugar peor, gracias al requesón y cosas así por el estilo.
  • Odiar al prójimo, tanto como a un pijo.
  • Robar a los ricos y a los pobres para ayudarme a mi.
  • Comer chocolate hasta conseguir el tipín de Falete, ese/esa gran artista, para que así yo sea la más delgada del mundo mundial.
  • Peregrinar al menos una vez al trimestre a Casa Juanito, que tienen unas pipas muy ricas.

El lugar a donde se va después de la vida es a una rotonda provisional, que aún está en obras el paraíso. Si se cumplen esas bases la recompensa es un autógrafo de vuestra líder espiritual, osease yo (si no se cumplen, el autógrafo sale a 250 Euros la firma). Eso sí, el conservatorio (homónimo al purgatorio) puede conseguirse tan sólo abonando 50 Eurillos de ná, y dando por culo a tus vecinos (y después, con la cara más dura que un monarca con frenillo, se va a casa de los susodichos vecinos y se les pide un diente de ajo). Si alguno/a quiere más información, que me llame al 666 666 667 (no confundir con el número del diablo).

Día de la firma del contrato. “Tras dar muchas vueltas hasta llegar donde nuestra nueva líder espiritual tiró el profiláctico con aquí el amigo “taxista mortífero”, perdimos ni más ni menos que quince minutos de nuestra preciada vida hasta entender cómo se abre una verja con un código de tres números. Allí, subimos hasta la planta correspondiente con unos extraños, de lo que aún no conocíamos su identidad (chan-chan), dato que nos acarrearía más de un dolor de cabeza.

No sé si se comentó ya que las inquilinas debíamos pagar 250€ la habitación más 18€ de comunidad, mientras que la luz y el agua corrían a cuenta del casero (aunque luego nos enteramos de que el agua se pagaba con la comunidad… cabrón). En fin, ese día fue horrible, el casero decía que ni pagaba luz, ni pagaba agua, ni pagaba nada, que el marrrón nos lo comíamos nosotras. Una situación muy agobiante el ver que en dos semanas empiezas tu primer año en la universidad y que estás en la calle, porque ni la persona que se había comprometido a pagarte la luz y el agua ni tú pensáis gastar un duro en esas dos necesidades tan básicas como el mear. Muchos gritos de madres hacia una secretaria muy parecida a Cristina Rapado (en su transexualidad) y un cortijero de agárrate y no te menees, porque el casero no tuvo ni huevos para dar la cara. A ello se suma el conocer la identidad de los extraños antes mencionados: los padres de la rumana que no fue aceptada en el piso, que habían ido a reclamar sus 250€ de fianza, y que el casero no estaba dispuesto a devolver. Un show… Pero nosotras conseguimos lo que queríamos, no pagar luz (a los tres meses le llegaría al casero una factura de 200€ que tuvimos que costear nosotras, porque el tío se pasa por el forro contratos y leyes de este país que no hayan sido ideadas por él).” Palabras no textuales de la EMO de Miss Key.

El espíritu de Samara se vuelve a manifestar para desaparecer hasta nuevo aviso (que será aquel en el que huela a dinero, y menos a ñú).

LOS “X” DE LAS VIVIENDAS (la X será sustituida en breve por “Nicolasillos”, que no creo que entienda la mayoría, pero que como estoy espesa, pues plagio y punto).

JARED LETO.

http://bestof.provocateuse.com/images/photos/jared_leto_98.jpg

2189266.jpg





THE FISO´S HOUSE – Capítulo 4

24 02 2008

 

THE FISO´S HOUSE – Bienvenidos a la República independiente del fiso.

 

clip_image002.jpg

Conectamos una semana más con el piso más cutre de toda la zona metropolitana de Sevilla, de casualidad además, ni siquiera recordaba esta sección. Menudo chaparrón, por cierto.

 

Esta vez, a falta de fotografías ilustradoras de nuestra ReÑÚblica (por suerte para ustedes), no describiré ni analizaré ninguna zona de entre tanto interés turístico nacional que encierran estas cuatro paredes (tres de ladrillo y una de fiso/celo). Más bien comentaré una situación vivida este viernes por, y de cuerpo presente, la señorita Miss Key, cuando se dirigía como una buena alumna con ganas de beber de la fuente del conocimiento a su facultad, sonriendo a la vida, después de una noche bastante divertida por la mítica Alameda sevillana.

 

Pues bien, aquí Miss Key caminaba como todos los días, su media hora reglamentaria hasta llegar a la calle Américo Vespuccio, donde se sitúa la Facultad de Comunicación de la US, aunque con una diferencia que, sin duda, propició el hecho que a continuación narraré, y es que por primera vez después de varios meses, iba sola. Así, pasito a pasito, esta chica de gran atractivo físico, a la par que una inteligencia incalculable, llegó a la calle donde se encuentra la trastienda de ese gran parque temático que es Isla Mágica, cuando un hombre y su coche requieren su atención:

Hombre del coche: Hola, mira, ¿para ir a Triana?

Miss Key: Ah, pues vas en dirección contraria. Vas a tener que dar la vuelta.

HC: Ah, ¿y hay algún sitio para dar la vuelta por aquí?

MK: Pues no estoy segura, pero supongo que si sigue todo recto habrá una rotonda.

HC: Entonces, ¿voy a la rotonda y giro?

MK: Sí, para ir a Triana tiene que dar la vuelta y coger la calle paralela a esta, y seguir todo recto.

HC: Vale. ¿Y para ir a la Macarena?

MK un poco cabreada, porque llega tarde: Pues a ver, tiene que seguir todo recto y girar a la derecha, hasta llegar al puente, cruzar el puente, girar a la izquierda en la rotonda, y después a la derecha justo después, y ya coger todo recto otra vez.

HC: No me ha quedao claro, ¿me lo puedes repetir?

MK: Sí. Bla, bla, bla (repetición).

HC: Pero a ver, más despacio.

MK: Bla, bla, bla (repetición).

HC: Entonces ahora, ¿la primera a la derecha?

Y de repente Miss Key, todo mosca, se da cuenta de algo anormal. El hombre del coche hace un movimiento raro con la mano, de lo que esta se percata por el rabillo del ojo. Se estaba haciendo una paja el tío cerdo y pervertido.

MK: Hijo de puta, gilipollas

El hombre del coche sonríe y se pira con la satisfacción de un trabajo bien hecho. Depravado.

 

 

Primer percance caseril. Como ya comenté, dos de las chicas del piso pasaban a su segundo curso universitario, por lo que requerían una estancia en el piso durante las primeras semanas de septiembre, y así tener donde dormir mientras hacían sus exámenes. Después de explicarle ocho (u ochenta) veces al casero los días que cada una necesitaba en septiembre, y de que él aceptara, cada una se fue para su casa tan felizmente.

 

Pero, un día de esos, estando la linarense en la bolera de su pueblo con Corte Inglés (Viva Linares), esta recibió una llamada de Charo, la rubia. En esa llamada se habló acerca de la pelea que tuvieron la chica rumana y el casero, en la que él le dijo que no quería que viviera en la casa porque no le salía de los cojones, que recogiera sus cosas y que se largara, en muy resumidas cuentas. A Charo también la dejó en la calle, hasta que su padre puso en su sitio al casero, el cual exigía la firma del contrato lo antes posible, o si no, perdían el piso. Y, para evitar ese acontecimiento, en cuanto se pudo se fue a firmar el contrato. ¿Quiénes? Las dos chicas a las que el gordo cabrón aceptaba en su cuchitril, excluyendo definitivamente a Bianca, la rumana.

 

Fdo: El espíritu de Samara, que no necesita montarse en el Jaguar de Isla Mágica para potar, basta con mirarse al espejo.

 

LOS “X” DE LAS VIVIENDAS

Eric Bana. Eso son tetas, y no las de la muñeca esa manga.

clip_image00hj21.jpg

 





THE FISO´S HOUSE – Capítulo 3

10 02 2008

 THE FISO´S HOUSE – Bienvenidos a la República independiente del fiso.

Wercome una semana más a esta nuestra ReNÚblica, en la que la temperatura ambiente es de un frío ensordecedor (soy disléxica), a causa de la prohibición en el uso de cualquier aparato termo-enchufable, no vaya a ser que la factura de la luz se vuelva a colocar en 200 €. Prr.

dsc00182.jpg

He aquí una visión bien curiosa de nuestro señorial portal, el cual sería más o menos como una frontera entre la calle sevillana (llena de maleantes, canis-chonis y sudacas) y nuestro idílico paraíso vecinal. Como podemos comprobar, poseemos buzones destartalados (siendo el que más canguelo da el del 4ºC, aún no me hago a la idea de compartir bloque con una tal Samara); baldosines con mosaicos que recuerdan a las últimas instancias romano-bizantinas (y que llevan sin limpiarse lo menos… tres años); dos interruptores que encienden esas lámparas bañadas en oro blanco con diamantes (como el vibrador de Victoria Beckham) y uno para poder abrir la puerta (ojo a la seguridad desplegada); paredes originalmente cubiertas por un gotelé blanco, que hace tiempo digi-evolucionó en gris marengo (que no sé lo que es, pero que mola de decirlo); y por último, esa puerta situada en el fondo (que bien podría ser la entrada a una tercera dimensión, o al menos a un ascensor, pero qué va, ¿para qué tenemos piernas?) y que alberga los cuadros de luz de cada república, además de una bolsa de pelotazos (verídico), la familia Pelusa Tang (medio española, medio coreana del sur) y tres fusibles fundidos que, como no se sabe en qué contenedor echar, pues ahí se quedan.

Bien, y recuperando la historia de la última semana, nos situamos en agosto, ahora sí que sí en la calle Don Fadrique, tres muchachas de periodismo (dos de segundo y una de primero) y dos madres muy cotorras. Las más mayores llevaban mucho tiempo detrás de conseguir ese piso (arriba descrito su portal) y la otra sólo buscaba un habitáculo donde poder hacer lo menos posible.

Comieron en Casa Manolo (otro plagio al gran Casa Juanito) hasta la hora estipulada para subir a la susodicha vivienda (o como la queráis llamar). La primera a la frente: no hay ascensor. En el segundo piso las madres ya desertaron, y tuvieron que hacer parada en boxes, mientras las atletas juveniles pudieron llegar al cuarto deseosas de inspeccionar su posible futura nueva casa. El espectáculo, en cambio, era devastador. Al parecer el piso estaba siendo habitado por tres Erasmus que habían sufrido mucho con el casero, por lo que, para vengarse, no se les ocurrió mejor idea que dejar la casa echa un cristo. Este era el aspecto final: primer dormitorio con cortinas rajadas y lámpara rota; baño con cristal roto y lleno de mierda; cocina con miles de alimentos tirados por el suelo, y algunos baldosines arrancados; salón con bragas en la mesa, calcetines por las esquinas, envoltorios de chocolatinas con chicles pegados, todo lleno de cacafuti y sin ningún mueble a la vista; segundo dormitorio con más bragas y ropa interior allá donde pisabas; tercer y último dormitorio con botellas de alcohol rodando por el suelo.

Y aún así, nos pareció un buen piso donde pasar este curso, por lo que, después de exigir varias cosas al casero, como una limpieza a fondo, paredes pintadas de nuevo, un sofá, dos sillones, baldosines y cristales nuevos para cocina y baño respectivamente, y el arreglo del grifo de la cocina (que tampoco iba), nos aventuramos a firmar el contrato (o más bien, un papel que escribió él en una cafetería de Santa Justa FF.CC. y por el cual cada cabeza le soltó 250 € – una de ellas 300 -, una locura).

Y como me aburro, termino por hoy, no sin antes…

LOS “X” DE LAS VIVIENDAS

Zac Efron.

 x99fzr9ziqf7myry3tw_0.jpg

FDO: El espíritu de Samara, el hijo que se cambió de sexo de la familia del 4ºC.





THE FISO´S HOUSE – Capítulo 2

27 01 2008

THE FISO´S HOUSE – Bienvenidos a la República independiente del fiso.

 

(Sin material fotográfico, no puedo hacer más que comerme los mocos y esperar a una nueva semana para deleitaros con la distraída belleza de mi habitáculo sevillano).

 

Segunda semana de “The Fiso´s House, una vivienda con mucha guasa”, en la que os desglosaré mínimamente cómo se ve desde dentro una convivencia universitaria, y máximamente como un piso puede hacerte (o no) la vida imposible. Empezamos nuestra historia un veintitantos de agosto, en la calurosa capital de la cosmopolita Andalucía (ver entrada anterior, O NO). Bueno, miento…

 

Érase que se era una niña de 18 años que, junto a su ilusionada madre por ver a su hija convertida en toda una futura celebridad, se había encaminado, sin mucho conocimiento acerca del asunto, a realizar su primera matrícula universitaria. El día comenzó mal, con un madrugón a las 5.30 a.m. (4.30 a.m. para los canarios) y cuatro incomodísimas horas de autobús (por suerte sin Travimeta, gracias). El caso es que, aligerando mucho el ritmo discursivo de esta historia, llegamos a la hora de la vuelta a casa: las 22.30 p.m. (menos una hora en Canarias). Sin embargo, y después de haber observado varias residencias sin convencimiento alguno, con la consecuente opción final de un piso, cayó un milagro del cielo. Una muchacha se acercó a la protagonista al oír en una conversación “facultad de comunicación”, y comenzaron tal diálogo (simplificadísimo):

 

         Hola, mira, ¿tú estudias en la facultad de comunicación?

         No, pero voy a empezar allí este año.

         Ah, es que te he escuchado y quería plantearte una cosa.

         Dime.

         ¿Te gustaría venirte a un piso conmigo? Es que estamos dos, y en la mayoría nos piden mínimo tres personas para que nos lo alquilen.

         Ah, pues mira. Yo me estoy decantando por irme a un piso, porque no me convencen las residencias.

         Nosotras tenemos ya varios pisos vistos, ¿me das tu móvil y te llamo cuando vengamos a elegir uno?

         Sí, sí, claro. Dame tú también el tuyo.

         87415726357468.

         67462455737378.

         Bueno, pues ya hablamos ¿vale?

         Venga, hasta luego.

 

Maldita la hora en que escogimos este desde el que os relato algo que os suda la polla a los tíos (porque no pondré fotos de wakus), y os la pela bastante a las tías (aunque, dadme tiempo). En fin… Mañana más. Pero no me voy a  despedir sin antes regalaros una bonita y nueva subsección, inspirada por legoeldarion:

LOS “X” DE LAS VIVIENDAS (X será sustituido en un futuro por la designación que le otorgemos a los tíos buenos. Yo propongo la palabra “papachongo”, muy a lo culebrón e inscrito en mi chota por una grande de Linares – Jaén – ):

MIGUEL ÁNGEL SILVESTRE.





THE FISO´S HOUSE – Bienvenidos a la República independiente del fiso.

13 01 2008

 

Nueva sección en esta, nuestra web Ñú.

Suponiendo que la mayoría de miembros de la manada que nos frecuentan son universitarios, lo han sido, o están a las puertas de serlo (que jodía es la selectividad, macho), se hacía necesario un rinconcito en el Internete del frikismo que nos mostrara desde esta perspectiva cómo es la vida de un futuro asalariado de mierda, mientras se prepara para que todo el mundo sea mejor que él/ella.

Este experimento comienza en el Universo, más concretamente en la Vía Láctea, más concretamente en el Sistema Solar, más concretamente en el planeta Tierra, más concretamente en Europa, más concretamente en España, más concretamente en Andalucía, más concretamente en Sevilla, más concretamente en la Macarena y más concretamente en la calle Don Fadrique (que manera de hacer relleno, oiga).

Y un piso, de sentido común, empieza por su portelliro: el 4º A, posesión de nuestro querido casero, “el Gañán Gordo de Mierda”. O mejor dicho: el 4º Estudiantes, a título nobiliario concedido por nuestros adorables vecinos (pero eso ya es otra historia… y otra entrada).

Entre otras, una pregunta suscitada por algunos de vosotros (otros ya conocéis la respuesta) es el por qué de que nuestra República independiente posea un nombre tan pegajoso y plastiquil como “FISO”, pero eso también es otra historia, otra foto, y otra entrada.

Y… como buena estudiante pringada que soy voy a lo que me toca: a estudiar se ha dicho.

 Fdo: El espíritu de Samara, fruto de la unión de los genitales de los habitantes del 4º C.