(E)Mofas – hEMOfílica

7 11 2007

Si AMOR se queja de las consecuentes mofas que pueden caer sobre su persona si ciertas personas conocen la existencia de su “quiste”, mejor que no se pase al bando EMO, porque en esa situación sí que no podría salir a la calle.

  

El caso es que otra de las características fundamentales que rodean a la cultura EMO es el asco, repulsa, rabia, odio, llámalo X, que le profesan varis grupos, clases, sectores sociales, etc.

  

La distorsión (que creo recordar haber comentado ya en alguna otra entrada a esta sección) producida dentro del conjunto de EMOS del mundo (desde mi punto de vista, siempre surgido a partir del fenómeno musical y modificado a causa de la actitud de ciertos grupos liderados por niñatos/ as y/ o “malotes irónicos/ as que dicen muchas palabrotas”) ha llevado a comportamientos hostiles de otros que los ven como imbéciles que no merecen vivir por el mero hecho de no dejar de desear la muerte. Ejemplo de ello es estos vídeos donde por enésima vez se explica que es un EMO (como no lo tengáis ya clarito…) y porque se les tiene aprensión:

http://youtube.com/watch?v=Vz9ZYVQlfMQ

 http://youtube.com/watch?v=cXqT7isYJSw (si se sigue incluyendo en el grupo EMO a aquellos que gustan de My Chemical Romance, repito, entonces soy EMO)  

Este tipo de reticencias surgen cuando se crean los estereotipos o las etiquetas. Ya se comentó en el anterior post, y acaban siendo los encargados de hacer pagar al justo por el pecador, pudiéndose desencadenar consecuencias peores (véase Real Madrid VS FC Barcelona; Grises VS Rojos; Latin Kings VS Ñetas; o Campistas (de María Teresa Campos) VS Quintanistas (de Ana Rosa Quintana).

  

Otros tipos de mofas que podemos encontrarnos diariamente serían:

  

a)   Cuestión de Sexo (ojo, que publicidad subliminal): Mofas relacionadas con homosexuales masculonos demasiado afeminados/ homosexuales femeninas demasiado machorras.

b)   Cuestión de moda: En Relación a la forma de salir a la calle para ir de fiesta, comprar el pan, sacar al perro a cagar, buscar condones para fo**** en un rinconcillo oscuro…

c)    Cuestión de vocabulario: A la hora de hablar, los típicos “gazapos” que aparecen por nuestra boca sin saber cómo, puede dar pie a cachondeos durante largos períodos de tiempo. A su vez, juegos de palabras relacionados con diminutivos de nombres, apellidos, motes (alé Prosi)…

d)   Cuestión de cultura: Alguien que se mueva en una cultura distinta a la nuestra, en la que existan comportamientos que nos resulten ridículos, pueden ser dignos a la hora de reírnos de una persona.

e)   Cuestión de cabeza: En la medida en que el cerebro de un alguien esté mejor o peor amueblado (… en el sofá no se come, en el salón no se juega …), encajará mejor o peor en la sociedad, que suele apartar a los que no se ciernen a su modelo. Gente con síndrome de Dawn, esquizofrenia, dislexia, tartamudeo, etc, también resultan motivos claros de mofas.

  

(En la mayoría de estos casos, las mofas incluyen un añadido de crueldad y superficialidad).

               

Y paso de seguir, que estoy decayendo físicamente, que un día de estos sí que me va a salir espuma por la boca, y por culpa del gilipipas de Mister Key (nunca mejor dicho), no me creerá ni su puta madre.

Se despide la niñata más malota, inmadura e infantiloide de los Másters del Universo linarense.

Miss… KEY.